Lo positivo de hacer informes

Algo bueno debía tener hacer informes y evidentemente lo he descubierto.

No es el hecho de ponerte como disciplina de control, o la capacidad de comunicar o divulgar tu trabajo lo que ha primado, sino algo tan sumamente fácil y que todos creemos tan por la mano como el hecho de revisar que lo que estás haciendo está bien: la autocrítica.

Para posteriormente a un segundo paso: la crítica pública. Que desde luego es el mejor de los elementos para crecer y crear obras de todo tipo

En primer lugar la propia, es decir, la necesidad de que cuando escribes, revisas lo que has escrito, juntas todas las notas para escribir, las comparas con otro material que ha sido publicado sobre el mismo tema, lo expones de forma tranquila con tus compañeros, etc… hace que tu mismo te des cuenta de lo que anda por el camino esperado y lo que no parece que ande por ese camino.

En esta fase, tan creativa como crítica es cuando más duro suelo ser, cuando es necesario cerrarse para poder dar a luz tranquilamente y ser ese alfarero que construye la pieza al mismo tiempo que inventa que cosas nuevas puede hacer, sabiendo que es lo que todo el mundo está esperando, para no hacer algo que decepcione.

Sobre todo lo que prima en estas cosas es la realidad, hablar de lo que ha pasado, de lo que has aprendido, de lo que has entendido pero con la humildad de alguien que no sabe gran cosa sobre lo que ha hecho, porque ha sido un parto y como todos los partes una vez que acaba el siguiente es nuevo y no tiene porque parecerse al anterior.

El segundo paso es más próximo a un sin oficina, agarras lo que has hecho y lo expones públicamente, sin ningún tipo de miedo ni de complejo, eso si, sin querer decir que es el símbolo de adoración ante el que todos se han de postrar a tus pies. Como en el primer paso, se hace sabiendo que todo el mundo va a sacar el machete y va a destrozar tu trabajo, por que? simple y llanamente porque es diferente a lo que ellos harían, tu eres uno de los demás, los de más, los que están de más.

Pero es en esa refriega cuando los sin oficinas de este mundo nos crecemos, nos falcamos en nuestras posiciones y aguantamos los embates cual dique aguanta el oleaje en una tormenta, sin pestañear y sin movernos, sabiendo que lo que dicen es lo que te va a hacer crecer y sobre todo lo que va a hacer crecer tu obra.

Lo que me lleva a pensar algo que sigue dándome vueltas en la cabeza desde hace mucho tiempo. Tal vez las murallas, las barreras y los artilugios defensivos son los que cada vez nos hacen más débiles y prima la apertura y la conexión es lo que nos hace más fuertes. ¿Qué pensáis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s