Unos cuantos paseos

Desde que estoy en el CitiLab he hecho unos cuantos paseos para enseñarles a la gente estas instalciones, hoy he tenido otro.

Como siempre es difícil explicar cosas a la gente que les llamen la atención más que el edificio en si, pues como podeis ver en la página oficial del sitio las instalaciones son espectaculares.

Si habéis ido siguiendo mis post veréis por donde comienzo a hilar. Hace poco tuvimos que ver como transportábamos todo esto al Pirineo y lo que salio cada día me da más razones para hacer el discurso de las visitas como lo hago.

Lejos de explicar las instalaciones, el despliegue tecnológico que hay detrás y toda la intemerata de cacharritos que tenemos, opto más por mi vertiente sin oficna, es decir, saber que esa tecnología es importante pero no la esencia de este gran laboratorio. En el fondo ¿Qué sería de un laboratorio sin sun kobayas?.

Pero es que además, los conejitos de indias que tenemos aquí son inventores, a su manera y con su formato pero lo son, no son ingenieros, ni antropólogos y por lo tanto les falla bastante la puesta en marcha de muchas cosas, pues les falta método y conocimiento en algunos aspectos, pero sabén lo que quieren y sobre todo tienen esa clarividencia del que vive o ha vivido en un mundo que o te las ingenias o no avanzas. Tal vez esa sea la tan cacareada sociedad del conocimiento, la de nuestros abuelitos, la de o haces estraperlo (los de mi edad ya saben de que va eso) o no comes.

Esteve Jobs decía el otro día que hay que mantener con hambre a la gente para que sea creativo. Ya lo decía mi abuela: “ojala venga el año del hambre aunque sea una semana” y siempre lo decía cuando nuestras actitudes acomodadas hacían que no nos espabilaramos para conseguir más cosas o simplemente no valorabamos lo que teníamos. Ahora con el tiempo y mucha (muchisima) añoranza a aquellos maravillosos tiempos he comprendido en toda su profundidad la lección.

La misma que Esteve Jobs da ahora en seminarios de gurus para gurus, la daba mi abuela (que casí no sabía leer pero sacó adelante una familia entera en los tiempo de la pos guerra, ya me gustarái ver a muchos gurus en esos trances). Y con esto no quiero decir que toda esta gente no tenga valor, todo lo contrario, pero que el conocimiento y las buenas lecciones te las puede dar cualquiera. Solo tienes que saber que eres el alumno y estar en predisposición.

Total que no puedo dejar de pensar cada vez que acabo uno de estos paseos y pongo todo mi interes en demostrar que lo importante del CitiLab es la gente y su conocimiento, en explicar que esto es un laboratorio de y para la sociedad del conocimiento, que donde está ese conocimiento y cual es, es la verdadera misión de los que estamos empecinados en ponerla a toda máquina.

De lo que se trata ahora es descubrir lo que ya existe y hacerlo palpable o inventar lo que no se ha inventado y hacerlo usable. Bonito dilema, que más allá de lo demagógico puede ser vital para encaminar gran parte del trabajo de todos los que quieran andar este camino.

Y para acabar como no, después de hablar de ellos, una dedicatoria a mis abuelos, que estén donde estén gracias a ellos soy lo que soy y no me arrepiento en absoluto de serlo. Gracias por todas vuestras enseñanzas y por toda vuestra paciencia. Jamás nadie las ha superado por mucha profesionalidad y sabiduría que les ha puesto desde sus sillones, vosotros lo conseguisteis desde la cercanía. Espero rendiros culto y hacer en uno de estos “paseos” y estancias sin oficina lo mismo que vosotros habeis hecho conmigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s