2.0

Que no explote, ni nos coma esta burbuja

Que no explote, ni nos coma esta burbuja

Ayer cuando hablaba de Trabajadores 2.0 me llegaron un par de comentarios que me hicieron pensar en como la gente visualiza no tanto el fenómeno o la cultura 2.0, sino la sociedad 2.0 (si es que existe eso o existirá).

Es evidente que casi todo el mundo comienza a visualizar el 1.0 y el 2.0 como dos clases o dos “etnias” diferenciadas (pido permiso a los antropólogos para el uso de estos téminos), a pesar que hay grupos sociales previos que no han sido asumidos como el caso de nacidos digitales. Pero es cierto que el debate entre 1.0 y 2.0 se está produciendo y cada vez es más vivo. Sin contar con la 3.0 que comienza a emerger y amenazar de que va a llegar antes de que nos de tiempo a asumir todo esto.

Veo dos problemas en todo esto que me inquietan tanto en el plano social como en el plano de organizaciones. El primero relacionado con el con las formas de uso y lo que se obtiene al entrar en ese universo (prefiero llamarlo así porque el término 2.0 va más allá de una tecnología, una forma de trabajo o de organización) y por lo tanto la forma en que las personas de ese universo se relacionan entre si y lo que obtienen de esa relación, así como los valores y formas que se generan.

Por otro lado como conviven ambas “etnias” es algo que comienzo a no ver de una manera clara y que no se si está habiendo un factor de aceleración excesiva en todo el proceso de puesta en marcha de la 2.0 que está creando una desestabilización peligrosa.

Me explico; como dije ayer un una respuesta a un comentario en el blog del CitiLab, no considero que 2.0 (y su universo) sea una obligación ni social, ni laboral, ni cultural. Es una opción, como la elección de religión, de pareja, de lugar donde vivir, etc… y lo que se debe garantizar es la posibilidad de ejercer esa opción de la mejor manera posible en todos los ambientes de tu vida: el ciudadano, el laboral, el familiar, etc…

Ese ansia que se genera en algunos individuos no acabo de entenderla, esa necesidad de estar en el universo 2.0 como si en caso de no llegar voy a desaparecer del planeta. No creo que esto sea bueno. El universo 1.0 va a seguir existiendo y la convivencia de los dos universos es imprescindible para el ser humano. Al igual que los Neardenthales y los Cromagnones tuvieron que convivir y no lo hicieron (es una de las teorias), ahora se nos da una segunda oportunidad.

Habrá dos mundos y cada uno debe posicionarse en el que se sienta más agusto y es un deber para todos nosotros transmitir que no hay uno mejor que otro, ni universos de clase A y de clase B, sino universos que funcionan de una forma y por lo tanto cierto tipo de trabajos es más fácil para ellos. Porque evidentemente no todo el mundo puede vivir en los dos, o simplemente no quiere.

Por otro lado (y parafraseando a David Stark) es evidente que se van a generar disonancias en esa convivencia y que ambos universos van a disponer de valores completamente diferentes, así que gestionar esa convivencia desde el solapamiento va a ser la mayor oportunidad de la humanidad para generar un nuevo modelo social del que pueden salir una gran cantidad de riquezas de todo tipo. Tenemos la obligación moral de velar por esa convivencia y no lanzar mensajes que desestabilicen un modelo donde uno de los dos universos tienda a morir.

Si no conseguimos esta convivencia lo de la brecha digital de hace unos años va a ser un juego de niños comparado con la que se avecina, porque las tensiones sociales van a estar en todos los ámbitos y no van a ser de arriba abajo, es decir, de pudientes a no pudientes como estamos acostumbrados, sino de tipo guerra civil, unos contra otros por el mero hecho de ser diferente. Eliminemos a los demás, a los que están de más; eso es lo que hay que evitar

Anuncios

4 pensamientos en “2.0

  1. Absolutely in agreement Jose,

    By demonstrating that attitudes of knowledge sharing are of benefit to everybody, especially through practical & not just theorectical means, we can reach this overlap but let’s not forget that those who have a vested interest in maintaining the status quo are fighting by any means neccesary.

  2. Mr Sin Oficina,
    As you yourself are a physical challenge to the “old” ways of doing things, I think there are a lot of points to consider here:

    As you have kindly explained on this blog, you have declined the “privilege” of your nice, closed office to take your laptop & wander. And in how many workplaces in the world would the powers that be permit you to do that? How many “rules” & social norms would you be breaking? What would the IT department say about you having a computer with the programmes & priviliges you want on it?

    There IS a kind of war going on – it’s only neccesary to look at how those who control access to knowledge & culture are fighting desperately to hold on to threir privileged positions. And whether we call something it 2.0 or something else, the access to the internet & so-called new technology is giving people the ability to create, or to try to create, a new way of doing things in a world in which the difference between on/offline is rapidly disappearing. This WILL create the conflict you mention – the simple fact is those with control & power are not going to let go of it easily, and those who don’t like to rock the boat, those who invest their character in the status quo will increasingly find themselves in situations where they are obliged to colloborate & share, something that many people find too dificult to do as the very conceptual foundations of their lives are being challenged.

    The new paradigm does mean that the mob CAN use knowledge to their advantage and as we live in a world where knowledge IS power, unfortunately those who defend a world where access to knowledge creates privilige DO have to become extinct. It’s us or them baby, and they are not going to meekly hand over the keys to their kingdom.

    GAME ON!

    • Lo que describes es el gran escenario de la gran disonancia y las actitudes son las que plantearan la estrategia de la batalla.

      Dar valor (worth) es lo que hace que la gente se posicione y si damos demasiado valor a uno de los lados (al 2.0 por ejemplo) despreciando el otro, evidentemente todo el mundo quiere controlar el entorno 2.0 y como la cultura sigue siendo 1.0 lo que se quiere es controlar el utensilio (las TIC, las WIFI, los pc …). No es obligatorio colaborar, no es obligatorio crear entornos colaborativos, pero si lanzas el mensaje social que o lo haces o te mueres, creas un entorno de clase poderosa que quiere sacar partido (la disonancia por brokerage, mientras que yo planteo la disonancia por solapamiento).

      El reto de todos y especialmente los que ya estamos en 2.0 camino de 3.0 (si es que eso existe) es crear este entorno donde todo vale para que el valor (worth) sea la convivencia y no el posicionamiento.

      Complicado ya lo se pero vale la pena, nos jugamos mucho

  3. Pingback: Historias de un sin Oficina « Citilab Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s