CoWorking y Espacios 2.0

coworking photo shoot - 022_med_0.jpgComo un buen Sin Oficina el coworking es el modelo habitual de trabajo para mi, es decir, estar mucho tiempo en movimiento y procurar que las interacciones con el resto de elementos que me encuentro sean de lo más productivas. Esto me ha llevado a darle unas cuantas vueltas a este término que en ingles puede ser que signifique muchas cosas pero que en español nos resulta algo complejo de asimilar y como es habitual cada uno le da la dimensión y el significado que quiere y nadie consigue transmitir la misma idea cuando habla sobre él.

Ni mucho menos esto quiere decir que la definición que yo voy a dar sea la correcta. Voy a aportar algo de mi visión de este término y tal vez mucho de lo que entiendo cuando leo a otros hablar de este concepto y que en muchas ocasiones me choca, no tanto por lo diferente al mío sino por que me faltan muchas cosas.

En primer lugar tengo el grupo de los “vivero de empresas con en loft”. Es decir, hacemos un gran espacio sin divisiones, cada uno tiene una mesa y hay unos espacios comunes, la gente está casi forzada a compartir aunque sea el ruido y por lo tanto de vez en cuando sale algo. Es una forma de coworking, que desde mi punto de vista es muy básica y se acerca más al networking (eso si de una forma nada estructurada) que al modelo que todos entendemos. Lo positivo de esto es que es fácil de implementar como modelo de negocio; a tanto la mesa con derecho a uso de infraestructura.

Un modelo más avanzado sería el de los espacios más informales, estilo bar, donde el trabajo comienza cuando hay una exposición en común y la voluntad de llevarlo a cabo. Eso requiere que las zonas comunes ganen terreno a los espacios de mesa (desk) y que los utensilios para poder pasar un rato de charla ganen sobre las infraestructuras TIC. Es decir, acaba pareciendose más a un bar que a una zona de trabajo abierta. Lo esencial es conectar y luego el trabajo podemos hacerlo en otro espacio. Aunque parezca mentira y si ningún afán de publicidad los Starbucks son un ejemplo ideal.

Lo complejo de este modelo es que es difícil de implementar como modelo de negocio, es decir, cual es el elemento que uno puede “monetizar” (ojo que el término es de E. Danz y yo me lo he copiado). A diferencia del modelo anterior, este es un modelo más para gente cercana al punto de reunión y con menos perspectivas de viaje.

Pero aún así me falta algo. No acabo de ver claro que con cualquiera de los dos modelos el coworking acabe siendo un formato de trabajo que pueda salir adelante por si solo. Tiene un cierto aire a acabar siendo una idea freeke más que acabará muriendo y siendo motivo de sesudos estudios de gente que quiere hacer una tesis.

Si este modelo de trabajo no se introduce en los hábitos normales de las empresas, creo que la salida a este modelo es pobre y saldrán tan solo algunos ejemplos excepcionales que evidentemente todos usaremos en nuestras exposiciones y si es posible diciendo que tuvimos algo que ver.

Es importante que este método de trabajo entre en las dinámicas de las empresas, lo que implica que las empresas han de crear espacios para que esto se de (la cocinita, pero claro si pasa mucho tiempo allí es que no trabajas), cambiar los espacios de ocio puros (salas de billar, futbolines y maquinitas) por espacios donde la gente se pueda sentar relajadamente a hablar (si es del trabajo bien y si no da igual, en una de esas algo sale, parafraseando a David Stark: algunas veces no sabes lo que buscas hasta que lo encuentras).

Ahora bien, no solo el espacio es necesario, hay que “educar” a toda la organización para que sepa usar el espacio y le saque el 100% de posibilidades al mismo, no solo de forma colectiva sino individualmente, es decir, la persona también ha de sentir que eso es bueno para él (para su yo interno) y no solo para el trabajador que es cuando entra por la puerta de la oficina.

Hablamos de sociedad del conocimiento y de capital intelectual con una tranquilidad pasmosa y con una visión completamente industrial. Va un trabajador, entra por la puerta y no sabemos porque a partir de ese momento su conocimiento se despliega de una forma increíble por toda la empresa. Al estilo industrial, entra la materia prima, le aplico el proceso y genero valor añadido,. Pues no es así.

Para que el capital intelectual se despliegue, se transforme en conocimiento y por lo tanto sea riqueza en este modelo de economía es necesario que la persona lo saque de su interior.

Si y solo si los modelos empresariales entienden que el coworking y los espacios 2.0 asociados son una de las formas de poner esto en marcha, este modelo podrá persistir en el tiempo. De lo contrario, mucho me temo que será, a lo sumo, una minoría marginada de modelo de negocio.

Transformemos el coworking en una filosofía de trabajo y no lo dejemos como un modelo de negocio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s